Rafael Solo

 

A veces, el pasado se acerca tanto que puedes tocar sus pliegues, oler sus cavidades, marearte en sus altibajos.

Y es, entonces, cuando disfrutas de ese espacio temporal único, de esa doble realidad ficticia, construida, pasajera.

Esbozos de una criatura nueva. Kumarila Suami

RafaelSolo-ArrugasMemoria1
RafaelSolo-ArrugasMemoria2